974 360 019
 aejacetania@ceos.es

Innovar en nuestro destino turístico, … ¿Por qué no?

  AEJ   Abr 25, 2014   Asociaciones empresariales, economía, Turismo   0 Comentarios

Antes se hablaba de una posibilidad de ser ciudad olímpica y con ese objetivo se intentaba posicionar Jaca para la organización todo tipo de eventos deportivos de invierno, la mejora de las carreteras, se planteaba la necesidad de tener deportistas de élite que pudieran competir dignamente en esa “hipotética” olimpiada de invierno, por lo que se trabajó en la posibilidad de hacer un  Centro de Alto Rendimiento (CAR), o un CEAR (Centro Específico de Alto Rendimiento), o aunque fuera un CETDI digno.

Logotipo de la última propuesta de Olimpiada en Jaca

Logotipo de la última propuesta de Olimpiada en Jaca

Y al igual que se había establecido esta estrategia en el mundo del deporte, también había otra estrategia en el mundo de la cultura con un festival folklórico, con una repercusión mediática innegable en sus primeros años.

Se utilizaba el Palacio de Congresos para todo tipo de actividades, atrayendo a colectivos de muy diferente índole, que guardaban en sus retinas un recuerdo imborrable de la ciudad de Jaca como una ciudad turística, moderna e innovadora.

Digamos que se trataba de innovar, plantear estrategias que otros destinos turísticos no tuvieran para atraer visitantes, bien fuera por motivos deportivos, culturales, o de otro tipo, lo que acarreaba una serie de beneficios mediáticos y económicos en toda la oferta complementaria (beneficiando a sectores como la hostelería, el comercio, la construcción, el inmobiliario, etc.).

Para ello había una serie de “faros” que guiaban esa estrategia, como eran las olimpiadas de invierno (con las estaciones de esquí y la pista de hielo como auténticas referencias), los festivales folklóricos y el Palacio de Congresos fundamentalmente.

El faro que ilumina el camino a los barcos en alta mar

El faro que ilumina el camino a los barcos en alta mar

Pero uno a uno, cada uno de esos “faros” que guiaban la estrategia turística de Jaca, antaño pionera e innovadora en el mundo turístico (bautizada entonces como la “Perla del Pirineo”), se han ido apagando uno tras otro.

  • Los juegos olímpicos cuyo liderazgo se cedió a Zaragoza para mejor aprovechamiento de sus establecimientos hoteleros, se utilizaron como moneda de cambio para conseguir la estabilidad de gobierno en ese Ayuntamiento.
  • Los festivales folklóricos fueron copiados por otros muchos municipios y poco a poco fueron perdiendo la relevancia que tuvieron antaño.
  • En la pasada época de bonanza económica, multitud de ciudades construyeron Palacios de Congresos y los hoteles salas de convenciones para captar este motivo del viaje que decidieron denominar turismo de negocios, o MICE.

Otros destinos emergentes comenzaron a trabajar con esas mismas ideas, se repartió la cuota de mercado y la ciudad fue incapaz de encontrar nuevos nichos turísticos que compensaran esas pérdidas.

Actualmente la ciudad se encuentra en un momento en el que no sabe por qué estrategia seguir: se le ocurre que debe invertir en un aparcamiento de auto caravanas y furgonetas equipadas en la puerta de la calle mayor para fomentar las ventas de sus comercios, sin darse cuenta de que ese servicio ya se estaban prestando por los campings de la ciudad, que legalmente son los que tienen que hacerlo y también están pasando por dificultades.

Se plantea montar una franquicia como Mac Donalds para atraer a su comercio la clientela, al igual que hacen los centros comerciales en las grandes ciudades, pero sin el público de una gran ciudad para hacerlo sostenible.

En el reciente campeonato del mundo, donde tuvimos que soportar el bochornoso espectáculo de un alcalde abucheado por sus conciudadanos, mientras se esforzaba por leer de la manera más digna posible un discurso que incitaba a los visitantes a consumir en los comercios de Jaca, a comer en sus restaurantes y a hacer fotos para subirlas a las redes sociales para ayudar en la promoción de la ciudad. Posiblemente debamos tener muy en cuenta declaraciones procedentes del propio equipo de gobierno: tenemos que investigar como piensan los ciudadanos de Jaca para evitar lo sucedido.

¿Cuál es la estrategia turística de Jaca, que propuestas hacemos a nuestros visitantes para que vengan? ¿Venir a gastarse el dinero en comercios y tapas? Nuestra oferta tiene que ser mucho más amplia y la promoción para atraer al turismo tiene que ir por otros elementos, ofreciendo cosas diferentes de las que tienen en sus ciudades, como tradicionalmente hemos hecho.

Aparentemente hemos pasado de trabajar para sorprender a nuestros visitantes, diseñar propuestas diferentes, obteniendo beneficios a través de la “oferta complementaria”, a poner el foco de nuestra estrategia turística en incitar al consumo, lo que hasta ahora considerábamos la oferta “complementaria”.

¿Tan necesitadas están las personas de esta sociedad en propuestas para consumir más? ¿Qué podemos ofrecer en Jaca que no tengan ya en sus lugares de origen? Si seguimos haciéndonos preguntas en esta línea y respondemos sinceramente, igual somos capaces de idear otras estrategias de futuro.

Pero cambiando el foco, en lugar de incitar solo al consumo, hacer propuestas diferentes que no haya en otro sitio. Diferenciarse, dar un motivo para venir, incluso innovar, ¿Por qué no?

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Empresarios Jacetania 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies